Ya os hablaba hace unas semanas de esto, pero hoy me voy a centrar en los tejidos. Algo está cambiando en el sector de la puericultura. Veníamos de un panorama en el que la estimulación infantil se entendía como un caos de ruido y colores. En el que la línea que separaba estimulación de sobre estimulación no estaba muy clara. En el que todo lo relacionado con los niños se distinguía tanto visualmente, que era imposible que armonizara con todo lo demás. En algún momento entró de lleno la tendencia nórdica y se llevó por delante todo ese ruido visual. Y aunque no ha llegado ni mucho menos a su fin, lo “nórdico” ya ha tocado techo. ¿Entonces?¿Cuáles son las claves actuales de las nuevas tendencias en textiles infantiles?

Nuevas tendencias en textiles infantiles:

Nuevas tendencias en textiles infantiles

Una llamada a la calma:

Cuando me estrené como madre recuerdo que todo lo que me regalaban para Pirata era muy colorido, exageradamente colorido de hecho. O muy ruidoso. Llegó un momento que todo ese caos invadió nuestra vida. Tenía claro que aquella no era la manera que yo tenía de entender el mundo de la puericultura. De repente entró con una fuerza brutal la tendencia nórdica. Y todo se volvió plano, demasiado plano para mi gusto. Desde luego estaba más cómoda en esta nueva situación. Pero sentía que tampoco era lo ideal para los niños. Se trata de adaptar nuestro espacio a ellos y no viceversa. La tendencia actual apuesta por mezclar ambas cosas. Colores armoniosos y preciosos estampados más realistas, pero que siguen llamando la atención de los más pequeños.

Materiales naturales:

La principal característica actual es el uso de tejidos naturales. Lejos quedaron materiales como el nailon y el poliester. No se trata de demonizar los tejidos sintéticos. Pero para según que usos y especialmente para estar en contacto con la piel de los mas pequeños, esta vuelta a lo natural ofrece sin duda muchas mas ventajas. En casa sabéis que usamos las muselinas de Little Unicorn. Fabricadas en algodón y en bambú bio. Las ventajas que ofrecen estos materiales es ser mas suaves y respetuosos con la piel del bebe. Ademas de transpirar y tener una función termo reguladora. Son aptos para todas las épocas del año. Ya os conté por que las muselinas son ideales en verano. Pero es que ademas también son muy practicas en invierno. Como el caso de las mantas de muselina, muy suaves y ligeras, pero que ademas abrigan a la perfección. Creadas con 4 capas de muselina de algodón o bambú, que hacen que el aire pase entre el tejido permitiendolo respirar. Manteniendo al bebe calentito pero protegiéndolo de la humedad, del sudor, etc. Que ademas completaran la decoración de cualquier habitación infantil. A mi me encanta usar la nuestra como tapete para nuestro rincón de lectura. Este cambio lo vemos no solo en los textiles. También es latente en el mundo de los juguetes, donde la madera se esta convirtiendo en la reina absoluta. Incluso imprescindibles para estimular la motricidad fina, como la plastilina, se están transformando. Ya no hablamos de un material plástico si no de arcillas orgánicas. Y como este hay muchos ejemplos mas.

La principal característica actual es el uso de tejidos naturales. Lejos quedaron materiales como el nailon y el poliéster. No se trata de demonizar los tejidos sintéticos. Pero para según que usos y especialmente para estar en contacto con la piel de los más pequeños, esta vuelta a lo natural ofrece sin duda muchas más ventajas.

En casa sabéis que usamos las muselinas de Little Unicorn. Fabricadas en algodón y en bambú bio. Las ventajas que ofrecen estos materiales es ser más suaves y respetuosos con la piel del bebé. Además de transpirar y tener una función termo reguladora. Son aptos para todas las épocas del año. Ya os conté por que las muselinas son ideales en verano. Pero es que además también son muy practicas en invierno. Como el caso de las mantas de muselina, muy suaves y ligeras, pero que además abrigan a la perfección. Creadas con 4 capas de muselina de algodón o bambú, que hacen que el aire pase entre el tejido permitiéndolo respirar. Manteniendo al bebé calentito pero protegiéndolo de la humedad, del sudor, etc. Que además completarán la decoración de cualquier habitación infantil. A mi me encanta usar la nuestra como tapete para nuestro rincón de lectura.

Este cambio lo vemos no solo en los textiles. También es latente en el mundo de los juguetes, donde la madera se está convirtiendo en la reina absoluta. Incluso imprescindibles para estimular la motricidad fina, como la plastilina, se están transformando. Ya no hablamos de un material plástico si no de arcillas orgánicas. Y como este hay muchos ejemplos más.

Estampados divertidos y colores armoniosos:

Que algo resulte llamativo para los niños ya no pasa necesariamente por ser poco realista y extra colorido. Los textiles infantiles tiene un fuerte impacto en la decoración. No se trata de ignorar los gustos de los más pequeños. ¿Pero por qué renunciar a tener las dos cosas? Un ejemplo de ello es la última muselina que hemos recibido en casa. Con un precioso estampado de “food trucks” en absoluta tendencia. Pirata nada más verla me pidió quedársela el en vez de usarla para su hermana.

Reconocer el mundo a través de la armonía:

Nuevas tendencias en textiles infantiles

Si empezamos a hablar de textiles para niños que además se adapten a la decoración de nuestro hogar. Podemos empezar a pensar que estamos dejando de estimular correctamente a los más pequeños. Nada más lejos de la realidad, porque con la nueva tendencia ganamos en varios aspectos.

Lo primero son los estampados más realistas sobre fondos más neutros, que actúan como lienzos en blanco. Ayudan a que los niños reconozcan más fácilmente las formas y los colores. Los tejidos naturales además abren una puerta a un mundo absolutamente sensorial. La suavidad del bambú o la trama de un tejido de algodón son perfectas para el tacto. Y que decir de la experimentación, los niños experimentan a través de sus manos, de su boca. ¿Qué mejor que poner a su alcance materiales totalmente seguros?.

¿Qué preferís vosotros? ¿Os quedáis con las nuevas tendencias en textiles infantiles o seguís apostando por lo tradicional?

Texto e imágenes: La Mami Novata