La operación pañal es uno de esos retos por los que todos los padres debemos pasar. Genera muchas dudas, corren ríos de tinta en Internet sobre el tema y hay miles de métodos. Así que después de hacer un master sobre cómo retirar el pañal a tus hijos, llega la realidad. Cómo implementar el método elegido en tu día a día. Donde pueden ocurrir situaciones tan variopintas como tener que salir de viaje durante la operación pañal. Ese es el tema que nos va a ocupar hoy y no te preocupes porque la solución es más sencilla de lo que piensas.

Salir de viaje durante la operación pañal:

Salir de viaje durante la operación pañal

Quizá pienses que no es el mejor momento y acabes retrasando una de las dos cosas. Bien el viaje o bien la retirada del pañal. Pero no hay motivo para hacer ninguna de las dos cosas. Hoy en día hay soluciones para todo. Y salir de viaje durante la operación pañal solo requiere un poco de planificación.

Planifica tu viaje:

  • Si el camino es largo, planifica algunas paradas. Ofrece al peque ir al baño si lo necesita.
  • Sal de casa con suficiente anticipación. Las prisas no son buenas y la anticipación ayuda a relativizar si surge algún accidente. Es normal que haya escapes y no pasa nada.
  • Al guardar el equipaje, deja a mano todo lo necesario para un cambio en caso de escape.

Prepara la maleta en consecuencia:

Bolso maternal Little Unicorn

  • Guarda algunas mudas extra. Lleva ropa que resulte poco complicada de subir y bajar y también a la hora de hacer cambios. Esto es válido para toda la operación pañal, es mejor apostar por ropa que los peques puedan manejar solos. Les aporta autonomía en un momento tan delicado.
  • Como te dije antes es mejor dejar algunas cosas a mano por si surge algún escape. Que no sea necesario desmontar medio maletero. En este equipaje extra te aconsejo que guardes algunas bolsas para guardar la ropa manchada. Así se evitan olores y que se manche nada más. Yo suelo llevar en el coche bolsas herméticas de congelar, son baratas, ocupan poco y también resuelven la papeleta en caso de vómito.
  • Si vas a estar unos días fuera y el espacio lo permite, puedes llevar un aro adaptador, incluso el orinal del peque. Manteniendo las rutinas facilitas la transición al pequeño y normalizas el cambio en situaciones extraordinarias.

Utiliza artículos que te faciliten la vida:

Asiento protector y cambiador Close Parent

Comienzo por mi favorito. Los protectores de asiento Pop-in de Close Parents disponibles en Yobio. Están pensados para proteger la silla del pequeño durante el viaje. Porque si el asiento se mancha durante el trayecto, eso si tiene peor solución. El peque debe ir en su asiento independientemente de como este, es una cuestión de seguridad. Pero es que además, yo misma, no me imagino en plenas vacaciones desinstalando y desenfundando la silla de mis hijos.

Estos protectores son universales y se adaptan perfectamente a cualquier modelo de silla. Son impermeables y se secan rápido. Llevan incluido un absorbente desmontable, de modo que si el escape no es muy grande solo tendrás que retirar esta pieza. Y muy importante, es un accesorio que no compromete la seguridad. Si quieres saber más sobre este tema, te dejo este articulo sobre como elegir la mejor silla de seguridad para el coche.

Una vez pasada la operación pañal podemos seguir usándolos para evitar que la silla se manche con el derrame de algún líquido. Incluso pasarlos a la silla de paseo o a la trona.

Pantaloncito de aprendizaje Close Parent

Otra buena idea es utilizar ropa interior de aprendizaje. Existe tanto desechable como normal. Los desechables a ojos de los niños siguen pareciendo pañales, pero con la ventaja de poder bajarlos y subirlos fácilmente. A mi me gusta más la versión normal porque se asemeja más a un calzoncillo o braguita. Como estos modelos de Close Parents que podéis encontrar en Yobio. Que además incluyen un bolsillo interior al que se puede añadir un absorbente si prevemos escapes nocturnos. Tienen diseños muy alegres y son muy cómodos, así que con el buen tiempo pueden estar fresquitos solo con ellos.

Cambiador Close Parent

Por último hazte con un buen cambiador, que te permita apoyar al peque cuando esté mojado. Sin manchar la superficie ni resultar incómodo para tu hijo. A mi particularmente no me gustan nada los impermeables de plástico, porque el pis va para todos lados y siempre hay humedad en contacto con la piel del bebé. Sin embargo me encantan los cambiadores reversibles Pop-in. Que por un lado son impermeables, pero con un tacto de tela y por el otro un poliéster muy suave. Podemos usar el lado estampado para quitar la ropa mojada y después el de pelito para terminar de cambiar al bebé. Incluyen unos bolsillos muy cómodos, para llevar absorbentes, toallitas, crema, etc… Y se enrollan para ocupar poquito y quedan cerrados si se han manchado.

Un cambiador es algo que usarás muchas veces. Y si es de calidad como este, siempre tiene una segunda vida. Porque no deja de ser una superficie aislante de la humedad y del frió.

En resumen, no hay que tenerle miedo a salir de viaje durante la operación pañal. ¡No te quedes en casa!.

Texto y fotos: La Mami Novata