Cuando decidí usar pañales lavables con mi hija fue una decisión que tomé por el efecto que tienen los pañales desechables en el medioambiente. Aunque había mucha menos información sobre los efectos de los componentes en la piel y como usarlos, estaba convencida que me sentiría más cómoda con los pañales lavables. Mi sorpresa fue cuando nació mi hija con piel atópica y el uso de los pañales de tela paso de ser una de una opción a una necesidad.

Lo primero que hice fue comprar pañales individuales de distintas marcas, sistemas y materiales, de cáñamo, lana, bambú o algodón. El mayor problema fue el tamaño de los pañales, siempre era grande para un recién nacido y tenía escapes. Otras veces el sistema parecía demasiado complicado.

Finalmente elegí Pop-in de Close, el sistema parecía sencillo de usar, las propiedades del bambú lo hace un material óptimo para su uso en pañales, el pañal se hace más grande conforme crece el pequeño. La diferencia con los Pop-in de 2007 y los de ahora es que tallaban más grande, el cobertor no tenía protección interior y la barrera  antiescape no era tan generosa. Pop-in de Close eran los pañales lavables que tenía que usar!

El culito del bebé quedaba  abultado con los pañales pero no me importaba lo importante era que su piel estaba sana y al mismo tiempo estaba ayudando al medioambiente. Evité el uso de forros protectores porque entonces no eran 100% naturales. Una vez pasado el proceso de aprendizaje nunca pensé en usar pañales desechables.

Estos son los problemas que encontré, hay que tener en cuenta que en el 2007 había menos información disponible en Internet!

1º problema – el uso sin forro y pañales que no ajustaban bien, hubieron muchas lavadoras extra

Solución – encontrar unos pañales, en mi caso fueron pop-in, que ajustasen correctamente.

2º problema – ¿culito abultado?

Solución – usar ropita que pudiese acoplar el tamaño del pañal. Ahora eso ya no es un problema porque hay pañales para recién nacido!

3º problema – ¿qué hago cuando estoy fuera de casa?

Solución – llevo conmigo pop-in limpios. Muchas veces solo usaba absorbentes limpios, sobre todo cuando empezó a hacer sólido, es más fácil cambiar un absorbente que cambiar un pañal desechable!. El sucio me lo llevo a casa en una bolsa impermeable (puedes tirar al wc los solidos) y solucionado.

4º problema – olor de amoniaco en los pañales lavados

Solución – en mi caso llenaba demasiado la lavadora. Simplemente tenía que comprobar que no hubiese mucha ropa en la lavadora de forma que hay espacio para que el agua fluya entre las fibras de los absorbentes. Su huelen hay volverlos a lavar, puede ser que varias veces, hasta que desaparece el olor. En otro post hablaré en detalle del proceso de lavado.

Los beneficios del uso de pañales lavables sobrepasaron con creces  los inconvenientes que encontré.

Culito feliz – piel sana y feliz, libre de irritaciones y sin necesidad de uso de cremas

Satisfacción de hacer lo correcto  –  aunque no hubiese tenido piel atópica hubiese estado protegiendo su piel de todos los componentes agresivos de los pañales lavables.

Cuidado del medioambiente – estoy contenta de haber elegido pañales lavables, he dejado mi granito de arena…

Facilidad para quitar el pañal – dejar de usar pañales fue fácil ella misma empezó a pedir que lo quitase cuando tenía 18 meses,  creo que ayudó mucho que entendía lo que sucedia cuando hacía pipí. El pañal desechable tiene la sensación de siempre seco por lo tanto es más difícil para ellos entender lo que sucede.

Están guapos! – hay tantos estampados y colores, es difícil elegir el que más te gusta 😊